Movimiento armónico

“La armonía hay que buscarla en el fondo de los ojos, en el encuentro de miradas, donde se establece el circuito inicial de la vida”.

Rolando Toro

¿Cómo influye el movimiento en nuestra percepción de bienestar?

El movimiento es vida, todo en la existencia está en constante movimiento, y es esta danza, el principal generador del cambio.  Un cambio constante permitiendo que cada instante sea un momento nuevo.

Como seres humanos hemos evolucionado a través e las distintas etapas e nuestra historia como también lo ha hecho el planeta con sus ciclos. Donde el hombre ha ido habitando distintos lugares, desde los más inhóspitos a los más acogedores, buscando siempre aquel espacio seguro que facilite nuestra subsistencia.

En la vida actual se denota una mayor actividad dada por  nuestras rutinas  que se encuentran  más que nunca plasmadas de movimientos y ritmos múltiples, en ocasiones asincrónicos, es decir que nuestros aprendizajes pueden estar obedeciendo a actividades solitarias e impuestas  por la obligatoriedad del cumplimiento de ciertas tareas o roles, los cuales no se encuentran en sintonía con los movimientos que necesita nuestro cuerpo, y  es allí donde entonces ocurre la desconexión entre el cuerpo y el sentir.

Existe una mayor presencia del sedentarismo y obesidad en nuestra sociedad, consecuencia de las actividades marcadas por la rigurosidad de largas jornadas laborales las cuales nos alejan del disfrute de lo simple y de los espacios de autocuidado. Incluso cuando hablamos de cuidarnos a nosotros mismos, tendemos a pensar en actividades que involucran socialización con otras personas en espacios que reiteran el compartir comidas y bebidas sin que, necesariamente se generen actividades que ayuden a nuestro cuerpo a desintoxicarse de los excesos de exigencia de las rutinas del diario vivir. 

El movimiento relacionado al bienestar no se refiere únicamente al ejercicio físico, sino a cualquier tipo de actividad, que involucre acciones intencionadas de forma consciente, en un espacio de tiempo definido, para cuidar del vehículo que nos permite experimentar la existencia. Estoy hablando de un tipo de movimiento 

Este tipo de movimiento armónico es la expresión sutil donde no solamente corriges posturas, elongas y fortaleces tu musculatura, sino que también ejercitas la voz, el ritmo, la respiración, la coordinación, el contacto e incluso abordas el silencio y en esa integración de lo físico también trabajas tus estados emocionales, mentales y espiritual. Lo cual te permite sintonizar con esa coherencia interna de tu sentir, pensar, decir y actuar.  

Existen infinidad de prácticas y disciplinas que involucran movimiento, tales como los ejercicios aeróbicos, el baile o danza, yoga, pilates, bicicleta, deportes en general, entre otros. En este artículo quiero motivarte a realizar el movimiento que consideres más adecuado a tus necesidades individuales. Incluso, si consideras que dentro de tu jornada no tienes tiempo para suscribirte a algún programa de práctica regular de algún tipo de disciplina aquí te dejo algunas posibilidades que puedes realizar desde casa. 

Ejemplos:

Puedes dar intención a los movimientos haciéndote conscientes de ellos con intervalos regulares dentro de tus actividades cotidianas.

  • Realizar ejercicios de elongación de tus extremidades, durante 5 minutos, luego de 2 horas continuadas de trabajo
  • Estirarte conscientemente en la mañana al despertar en tu cama durante 5 minutos
  • Caminar 100 pasos por tu casa después de comer.

Estos son solo algunas de las acciones que puedes desarrollar. Si es que no tienes tiempo de elegir una práctica de ejercicio específica, al menos practica pequeñas sesiones de movimiento durante tu día y verás la diferencia.

El movimiento de las articulaciones favorecerá la lubricación, y mejorará la percepción de funcionamiento de las mismas; la elongación de las extremidades disminuirá las contracturas generadas por las largas horas de trabajo en posición sentada

La práctica organizada de ejercicios físicos ayudará a metabolizar mejor los alimentos que ingieras y disminuirá la acumulación de tejido graso; con esto tu peso se regulará y a la vez se reducirá la probabilidad de padecer enfermedades crónicas

Te invito a moverte, muévete como desees, y cuanto desees, considerando tus posibilidades, con mucho respeto por tu cuerpo y armonizando el movimiento a tus necesidades actuales.

Escrito por

Ana María León Romero

Método SUMA

“Los Pilares de la Salud”

Cerrar panel